Actualidad

TERMOVOLCAN, un proyecto para impulsar la exploración de los recursos geotérmicos de las Islas Canarias

La actividad volcánica de las Islas Canarias, donde han ocurrido catorce erupciones históricas en los últimos 500 años, hace que sea la única zona del territorio español con un alto potencial para aprovechar el recurso geotérmico de alta entalpía, que es capaz de producir energía gracias a las temperaturas de más de doscientos grados generadas bajo la superficie de la Tierra. Un equipo del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Barcelona participa en el proyecto TERMOVOLCAN, que pretende impulsar el desarrollo de este tipo de energía renovable y de producción continua. El objetivo es diseñar y desarrollar metodologías geofísicas y geoquímicas innovadoras para mejorar la exploración de los recursos geotérmicos en las islas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma.

Esta iniciativa, que se extenderá hasta 2021 y que cuenta con un presupuesto total que supera el 1.600.000 euros, está incluida en la convocatoria Retos Colaboración del Ministerio de Ciencia e Innovación y Universidades, cuyo objetivo es la financiación de proyectos en cooperación entre empresas y organismos de investigación. Además de la Fundación Bosch i Gimpera de la Universidad de Barcelona, en el consorcio del proyecto también participan el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), el Instituto Volcanalógico de Canarias (INVOLCAN), el Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y la Agencia Insular de la Energía de Tenerife.

“La finalidad de TERMOVOLCAN es realizar un estudio detallado de las islas del archipiélago canario para evaluar las zonas con mayor potencial geotérmico. Para ello se utilizarán y desarrollarán una serie de innovaciones punteras en el campo de la geofísica y la geoquímica que facilitarán la localización de los yacimientos geotermales que posteriormente permitirán desarrollar la energía geotérmica en las islas”, explica Juan Ledo, profesor del Departamento de Dinámica de la Tierra y del Océano y líder del equipo de la UB en el proyecto.

Técnicas de última generación

Algunas de las características geológicas de las Islas Canarias dificultan la búsqueda de los yacimientos geotérmicos, ya que manifestaciones superficiales como fuentes termales, fumarolas o emisiones anómalas de gas o calor no son tan evidentes como en otros sistemas volcánicos activos. Para poder estudiar el suelo y el subsuelo en estas condiciones, TERMOVOLCAN utilizará innovadoras técnicas geoquímicas que permiten detectar zonas de mayor permeabilidad al ascenso de fluidos de origen profundo en superficie, como por ejemplo el análisis de la composición isotópica del helio, una herramienta que ayuda a localizar fuentes de calor en profundidad. También se analizarán imágenes térmicas de satélite y se usarán métodos geofísicos como la magnetotelúrica (MT), en los que los miembros del equipo de la UB son expertos. Se trata de una técnica que proporciona imágenes de la estructura del subsuelo a más profundidad de la que puede alcanzarse con las técnicas eléctricas o electromagnéticas habituales.

Un mapa 3D del subsuelo de las islas

A partir de esta información geoquímica, geofísica y geológica se elaborará un modelo 3D de cada isla que combine todos estos datos y que determinará la planificación de los primeros sondeos profundos de reconocimiento. Estos sondeos darán a conocer diferentes parámetros como la temperatura, la presión o la entalpía de los fluidos geotérmicos, que finalmente determinarán las posibilidades de explotación de las Islas Canarias para fines eléctricos o térmicos.

Este proyecto, con número de expediente RTC-2017-6627-3, ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades dentro del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación 2013-2016, subprograma RETOS-COLABORACIÓN, convocatoria 2017. El proyecto está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Unión Europea, cuyo objetivo es promover el desarrollo tecnológico, la innovación y una investigación de calidad.

Comparte esta entrada: