Actualidad

Santiago Vázquez: «Existe la necesidad de encontrar un tratamiento específico para la pancreatitis aguda»

El Dr. Santiago Vázquez y su equipo han sintetizado un compuesto capaz de evitar la degradación de un antiinflamatorio natural del organismo que podría ser muy importante en el tratamiento de la pancreatitis aguda. El proyecto fue uno de los elegidos por la FBG para recibir una ayuda del programa Fondo para el Impulso de la Innovación (F2I): “El F2I nos sirvió para seleccionar un segundo candidato cuando supimos lo que la industria buscaba”, comenta el investigador de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la UB y del Instituto de Biomedicina de la UB (IBUB).


¿De qué manera os ha ayudado la ayuda Fondo de Valorización del F2I?

Gracias al programa CaixaImpulse conseguimos sintetizar, seleccionar y evaluar in vivo un compuesto que nos dio buenos resultados para el tratamiento de la pancreatitis aguda en modelos animales. Cuando presentamos este proyecto a diferentes empresas farmacéuticas e inversores, su respuesta fue que les gustaba todo –la diana, la aproximación, los resultados…–, pero que querían un compuesto que se pudiera administrar a una dosis mucho más baja para evitar efectos secundarios. El Fondo de Valorización sirvió para, cuando ya sabíamos lo que quería la industria, repetir el estudio con una familia de compuestos más activa. El dinero del F2I lo invertimos en seleccionar un segundo candidato mediante una serie de estudios in vitro e in vivo. Ahora tenemos un compuesto que sobre la enzima es cien veces más potente y que tiene una vida media en sangre también mucho más larga que el que teníamos anteriormente. Con lo cual, si tenemos más potencia y más vida media en sangre, confiamos en lograr los mismos efectos positivos que ya habíamos visto, pero administrando una dosis mucho menor. Ese es el objetivo, y la idea es volver a llamar a las puertas de las empresas farmacéuticas y de los grupos de inversores con los que habíamos conversado y enseñarles lo que tenemos ahora gracias a la financiación del F2I. En función de cómo progresen estos contactos, estudiaremos si creamos una spin-off  o concedemos una licencia.


¿En qué momento se encuentra el proyecto?

Se sintetizaron toda una serie de compuestos nuevos, se hicieron una serie de ensayos in vitro para seleccionar un candidato y, finalmente, se realizó un estudio in vivo en ratones para comprobar que realmente el compuesto llega a la sangre y no se metaboliza rápidamente. Ahora lo único que nos falta es completar el ensayo de eficacia en un modelo animal de pancreatitis aguda. Somos muy optimistas, ya que el ensayo anterior dio muy buenos resultados con un compuesto peor.


¿En qué enfermedades podría aplicarse?

La pancreatitis aguda es una enfermedad grave que hoy por hoy no tiene tratamiento específico. Normalmente la persona que acude al centro médico lo hace de urgencia, y lo que se le da, básicamente, es hidratación y analgésicos (es muy dolorosa), y antibióticos si es que hay alguna infección asociada. En general es un proceso del que una persona sana se recupera en unos días, pero en ocasiones da lugar a muchas complicaciones, especialmente respiratorias, y hay un porcentaje significativo de los pacientes de pancreatitis que acaban en la unidad de cuidados intensivos. Otro aspecto importante es que muchos de los pacientes de pancreatitis suelen experimentar otros episodios de la enfermedad al cabo de unos meses. Por tanto, sería importante disponer de un tratamiento específico, sobre todo para disminuir el componente inflamatorio de la pancreatitis. Hemos hablado con diferentes equipos médicos de varios hospitales de Barcelona, que nos han comentado que realmente es una necesidad porque no existe nada específico para estos casos.


¿Cómo actúa el compuesto?

El compuesto es un inhibidor de un enzima que degrada un producto natural del organismo con potentes propiedades antiinflamatorias. Si nosotros inhibimos este enzima con el fármaco, lo que haremos será aumentar los niveles de dicho antiinflamatorio natural, que además presenta otras propiedades beneficiosas: disminuye el estrés del retículo endoplasmático, disminuye la muerte celular y también tiene actividad vasodilatadora, acciones que, en conjunto, son positivas para el curso de la enfermedad.

Los procesos inflamatorios están implicados en multitud de enfermedades, por lo que en los dos últimos años estamos estudiando otras enfermedades en las que este compuesto podría tener aplicación. En concreto, estamos evaluando su uso para disminuir la neuroinflamación, que está presente en muchas enfermedades neurodegenerativas.

Un aspecto interesante del proyecto es que estamos combinando la experiencia de diversos grupos de la Universidad de Barcelona, lo que nos permitirá obtener resultados muy prometedores.


¿Qué importancia tiene la transferencia de conocimiento?

Es una de las cosas que desde hace muchos años aprendí de mi director de tesis, el profesor Pelayo Camps, una de las personas que durante más de treinta años ha tenido contratos con empresas a través de la Fundación. Enseguida aprendí que en la universidad, si querías tener un grupo de investigación un poco más grande de lo normal, o si querías hacer cosas de más riesgo, era importante complementar la financiación pública con financiación privada. Yo llevo más de doce años colaborando ininterrumpidamente con empresas, tanto químicas como farmacéuticas, grandes, pequeñas… y es una experiencia muy enriquecedora, porque haces cosas que no harías en el entorno estrictamente académico, y además es rentable. Requiere esfuerzo, pero realmente la compensación que te da es importante, no solamente para mí sino también para el personal en formación, que ve aspectos diferentes a los de su doctorado.

Yo no recuerdo haber oído nunca eso de “la universidad no está para trabajar para la empresa”. Sí que me lo han contado varios de los profesores más mayores del Departamento, pero en mi generación no lo he oído nunca. Y esto se ha trasladado también a los estudiantes. Hoy muchos estudiantes llegan ya con cierta vocación de emprendedor que antes yo no veía, por lo menos entre mis compañeros de doctorado. Ahora son más dinámicos en ese sentido.

 

Más sobre Santiago Vázquez

Referente científico

Siento una gran admiración por la generación de científicos anterior a la mía, que hicieron avanzar la ciencia española a pesar de los grandes problemas que había en un momento en el que estábamos desconectados de Europa. Una generación que muchas veces no hablaba ni inglés y que consiguió con su dedicación que los que hicimos el doctorado en los años 90 pudiéramos ir a competir sin complejos a centros de prestigio en el extranjero.

Mejor invento de la historia

Me resulta muy difícil escoger uno, hay tantos y en ámbitos tan diferentes… Y no solo inventos o descubrimientos, sino que hay cambios en los paradigmas de las personas que han influido tanto o más que un invento. Como por ejemplo el establecimiento de las normas de higiene, cuya implantación representó una revolución desde el punto de vista de la lucha contra las infecciones.

La FBG es…

…una herramienta imprescindible para conectar la ciencia de base con la ciencia aplicada y para que la ciencia llegue a la sociedad. Creo que sin la FBG sería muy difícil que la investigación académica pudiera llegar a transferirse a una empresa.

Comparte esta entrada: