Actualidad

Entregados los Premios del Consejo Social de la UB y de la FBG a la investigación y la transferencia de conocimiento

Este martes, 11 de diciembre, se entregaron en el Aula Magna del Edificio Histórico los Premios del Consejo Social y de la Fundación Bosch i Gimpera (FBG). En el transcurso del acto, presidido por el rector de la Universidad de Barcelona, Joan Elias, impartió una ponencia Miquel Paraira, director de Calidad del Agua de Aigües de Barcelona, con motivo de los treinta años de colaboración continuada entre la Universidad y Aigües de Barcelona, a través de la Fundación Bosch i Gimpera, en proyectos de investigación y transferencia de conocimiento.

El rector de la UB, el presidente del Consejo Social, Joan Corominas, y la directora de la Fundación Bosch i Gimpera, Carme Verdaguer, entregaron los premios a los galardonados de este año. El Premio Antoni Caparrós al mejor proyecto de transferencia de conocimiento fue para Chiara, una aplicación desarrollada por el Laboratorio de Fonética de la UB, que dirige Ana M.ª Fernández Planas, en colaboración con la empresa de Madrid Team Training, bajo el impulso de Soraya del Portillo. La aplicación permite a los usuarios seguir un curso práctico sobre técnicas de expresión oral de forma completamente autónoma y sin la intervención de ningún profesor, por lo que cualquier persona con un teléfono inteligente y unas gafas de realidad virtual puede mejorar sus capacidades para hablar en público. Chiara analiza las presentaciones que realiza el usuario durante el curso y evalúa automáticamente si la persona es o no una buena oradora. Además, le da la información necesaria para mejorar su expresión en público.

También obtuvo el Premio Antoni Caparrós una colaboración en el ámbito de las plantas termosolares, que generan energía a partir de radiación solar concentrada que se convierte en vapor o aire caliente. Concretamente, el trabajo conjunto del Grupo de Investigación DIOPMA de la Universidad de Barcelona y la empresa Abengoa ha sido clave para construir la primera planta comercial con tecnología cilindroparabólica y almacenamiento con sales. En el marco del proyecto, DIOPMA desarrolló una serie de metodologías que ayudaron a seleccionar los materiales y validar el diseño de los tanques de almacenamiento que posibilitan que la planta, construida en Arkansas (Estados Unidos) en 2012, suministre electricidad de forma estable incluso cuando no hay sol.

Impetux Optics, una spin-off de la Universidad de Barcelona, ganó el Premio Senén Vilaró a la mejor empresa innovadora. Se trata de una de las escasas empresas del mundo que se dedica a la fabricación de pinzas ópticas, una tecnología que se encuentra en la intersección entre la biología, la nanociencia y la fotónica y que le ha valido el Premio Nobel de Física de 2018 a Arthur Ashkin. Esta innovación, desarrollada durante años en el seno del Grupo de Biofotónica de la Facultad de Física de la UB, utiliza la luz para acceder a entornos tan complejos como el interior de una célula sin provocarle ningún daño. Además, permite manipular los objetos microscópicos para obtener información clave —y hasta ahora inaccesible— sobre las interacciones que tienen lugar entre ellos.

En su intervención, Miquel Paraira destacó que el convenio establecido hace treinta años para el control sistemático de los principales grupos de virus en el agua no se limita únicamente a ello, «sino que también contempla aspectos de investigación, con el fin de ir incorporando los últimos avances científicos en la materia». En ese sentido, explicó que gracias a dicha supervisión —que muy pocas empresas del mundo llevan a cabo de forma sistemática— se puede afirmar que «el agua del grifo de Barcelona es el producto alimenticio más controlado del mundo, un producto con la máxima garantía de seguridad y verificado, no solo internamente, sino también a través de acuerdos de colaboración con importantes centros de investigación de referencia mundial».

Más información en la web de la UB

Comparte esta entrada: