Casos de éxito

Vigilancia del SARS-CoV-2 en aguas residuales

El Grupo de Virus Entéricos de la UB coordina la vigilancia de SARS-CoV-2 en aguas residuales del estado español y de Catalunya

La vigilancia ambiental del virus SARS-CoV-2 en aguas residuales no tratadas se ha evidenciado como una herramienta valiosa para complementar y fortalecer la vigilancia clínica y epidemiológica de la covid-19. En esta línea, los investigadores Rosa Maria Pintó y Albert Bosch, del Grupo de Virus Entéricos de la UB, se han hecho cargo del análisis de muestras en aguas residuales de España y de Catalunya, gracias a los proyectos VATar, de los ministerios de Sanidad y para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y SARSAIGÜES, coordinado por el Instituto Catalán de la Investigación del Agua (ICRA) y financiado por el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya.

El programa de vigilancia consiste en controlar los niveles de SARS-CoV-2 y la circulación de sus diferentes variantes en aguas residuales en la entrada de estaciones de depuración (EDAR) de España (proyecto VATar) y de Catalunya (proyecto SARSAIGÜES). El personal de cada una de las EDARs se ocupa de tomar una muestra una vez a la semana, y los datos obtenidos son públicos y consultables.

Según los investigadores Rosa Maria Pintó y Albert Bosch, éste es un método que tiene una buena fiabilidad, como así lo avalan los datos obtenidos. “Se obtienen datos a nivel poblacional mediante un sistema no invasivo de prospección, que ha permitido anticipar aumentos o disminuciones de casos y proporcionar información tanto de casos sintomáticos como asintomáticos”.

Se trata de un método de alerta precoz de la transmisión comunitaria del virus en el territorio que hace posible vigilar la circulación del virus en la población, observar sus tendencias y su evolución e identificar puntos críticos o de más riesgo.

Ahora que no es obligatorio declarar el número de casos, análisis como éstos son imprescindibles. “Podemos estimar aumentos o disminuciones de la incidencia a partir de la evolución de los niveles de SARS-CoV-2 en las muestras. Por otra parte, también buscamos nuevas variantes que puedan aparecer, y esto nos permitió anticiparnos, al detectar la circulación de las variantes de ómicron BQ.1/BQ.1.1 antes de que se detectaran en casos clínicos en Catalunya”, destacan Pintó y Bosch.

La detección de virus en aguas residuales es un mecanismo que se ha usado sobre todo con la covid-19, pero que podría utilizarse también para otros virus como el de la gripe o el de la poliomielitis.

Comparte esta entrada:

¿Tienes un caso de éxito de innovación y te gustaría compartirlo?

Contacta con nosotros a través de comunicacio@fbg.ub.edu y explícanos tu proyecto

Haremos visible la labor de transferencia de la UB

Utilitzem cookies de tercers amb finalitats tècniques i analítiques. Si continua navegant vol dir que accepta la nostra política de cookies. Més informació,plugin cookies política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies