Actualidad

La Universidad de Barcelona presenta su laboratorio de innovación social, Living Lab UB

La Universidad de Barcelona ha puesto en marcha su laboratorio de innovación social: el Living Lab UB, que se presentó en un acto telemático el martes 3 de noviembre. El objetivo de esta iniciativa es dar respuesta a retos, provenientes tanto del entorno público como privado, relacionados con el comportamiento de las personas, mediante soluciones innovadoras y con la participación de los agentes sociales de la cuádruple hélice: empresas e instituciones, clientes y usuarios, expertos universitarios y responsables de políticas.

Una de las primeras actuaciones del Living Lab UB ha sido una jornada sobre buen gobierno y regulación, liderada por el catedrático de Derecho Administrativo Juli Ponce. La sesión, celebrada este mes de octubre, se dedicó a la regulación para proteger a los denunciantes o alertadores de irregularidades, fraudes y corrupción (whistleblowers), coincidiendo con la transposición en España de la directiva de la Unión Europea relativa a este tema. Tanto actores públicos como privados aportaron su opinión sobre cómo deberá ser la ley que regule la obligación de disponer de canales anónimos de denuncias de fraude a empresas e instituciones, y las medidas de protección de los alertadores. Las conclusiones de esta jornada darán lugar al segundo anuario sobre buen gobierno y regulación, que se publicará en 2021.

El Living Lab UB se plantea como un instrumento de personas y recursos multidisciplinares que se activan en función de cada reto concreto y toman diversas formas. Se trata, pues, de un modelo líquido para una sociedad líquida. Los cerca de 6.000 investigadores de la UB de diferentes campos del conocimiento, el prestigio y la reputación de la institución académica y la experiencia en la gestión de proyectos de innovación de la Fundación Bosch i Gimpera hacen que la Universidad de Barcelona sea un entorno inmejorable donde se pueda desarrollar este proyecto.

A través de una metodología centrada en el usuario, en el Living Lab UB se desarrollan dinámicas participativas para dar respuesta a los retos planteados por empresas e instituciones. «El laboratorio de innovación social permite trabajar los retos sociales contemporáneos alineando a los mejores investigadores de diversas disciplinas con los actores sociales implicados. Con la suma de los diferentes ámbitos del conocimiento y las diversas perspectivas que afectan a un problema social, se consigue un contexto creativo y más informado para generar nuevas soluciones a problemas complejos», afirma el profesor Francisco Benlliure, miembro del equipo de la Fundación Bosch i Gimpera impulsor de esta iniciativa.

En proyectos tanto del entorno público como privado, la metodología del Living Lab UB permite definir soluciones innovadoras centradas en el usuario o cliente, validar nuevos productos o servicios en desarrollo, concienciar, educar y empoderar a los potenciales clientes, y promover un cambio de hábitos en este colectivo. Por ello, el Living Lab UB se constituye como una herramienta clave para abordar la transferencia de conocimiento, especialmente en las disciplinas de las humanidades y las ciencias sociales relacionadas con el comportamiento de las personas.

Comparte esta entrada:

Utilitzem cookies de tercers amb finalitats tècniques i analítiques. Si continua navegant vol dir que accepta la nostra política de cookies. Més informació,plugin cookies política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies