Actualidad

La Fundación Bosch i Gimpera cumple 35 años como oficina de transferencia de tecnología de la UB

Treinta y cinco son los años que la Fundación Bosch i Gimpera (FBG) lleva conectando la Universidad y el mundo de la empresa con el fin de trasladar a la sociedad los resultados de la investigación de la Universidad de Barcelona. La FBG se creó en 1983 precisamente como instrumento de relación entre la Universidad y la sociedad, y desde 1996 actúa como Oficina de Transferencia de Resultados de Innovación (OTRI). Aquel primer año, la FBG gestionó 10 proyectos de innovación por un importe de 480.000 euros. Al finalizar el ejercicio 2017, la Fundación había gestionado 810 proyectos, por valor de 29,4 millones de euros. Actualmente, la FBG dispone de 124 patentes para transferir, y durante el período 2015-2017 ha licenciado un total de 46 tecnologías.

“En estos 35 años de historia hemos jugado un papel clave en la promoción de la colaboración entre la Universidad y la sociedad. No sólo hablamos de innovación, sino que también la aplicamos a nuestra actividad a fin de incrementar el impacto positivo de la investigación y poder seguir siendo, en los próximos 35 años, un actor clave en el desarrollo de la tercera misión de la Universidad de Barcelona”, afirma sobre el futuro de la Fundación M. Carme Verdaguer, directora general de la FBG.

Durante estos años, el trabajo de la FBG ha permitido que un gran número de proyectos surgidos de la investigación realizada en la Universidad de Barcelona hayan tenido un impacto en la sociedad; como por ejemplo el Coolinside, un bisturí surgido de la colaboración entre la UB, la Universidad de Zaragoza y la compañía Apeiron Medical que permite reducir de manera drástica la pérdida de sangre durante las operaciones de cáncer hepático y que ya se utiliza en más de una treintena de hospitales, o el asesoramiento del grupo de investigación ANTIOX, de la Facultad de Biología, a la empresa Biovert en el desarrollo de un nuevo producto para provocar una rotura uniforme de la dormición de las yemas de los árboles que permite unificar la cosecha de fruta y hacerla más productiva.

La prioridad de la FBG siempre ha sido impulsar la innovación, y este objetivo también se puede lograr a través de spin-offs. Desde el año 2000 se han creado cerca de cuarenta empresas innovadoras surgidas de proyectos de la UB, once de las cuales se han constituido en los últimos cuatro años, una tendencia creciente en el ámbito de la transferencia tecnológica dentro de los centros de investigación.

El año 2016 fue el del lanzamiento del Science + Partners, una jornada que reúne a personas del mundo empresarial e inversores con investigadores de la UB que tienen proyectos en fase de transferencia. Este encuentro, ya consolidado, ha celebrado su cuarta edición, y cuenta ya con un caso de éxito: la colaboración entre el fondo de inversión BeAble Capital y un proyecto de la Facultad de Física de la UB que finalizó con la creación de la spin-off Enlighting Technologies. También desde 2016, la FBG ha repartido 279.000 euros a través de sus ayudas propias Fondo para el Impulso de la Innovación (F2i), que el septiembre pasado abrieron su tercera convocatoria.

Actualmente la FBG está integrada por 49 personas, de las cuales el 77% son mujeres y el 23%, hombres. La antigüedad media del personal dentro de la Fundación es de doce años, lo que ha permitido instaurar un ambiente familiar tanto entre el personal de la plantilla como en la relación con los investigadores. El Dr. Albert Cirera, actual vicerrector de Emprendimiento, Transferencia e Innovación de la UB, explica en estos términos su experiencia con la FBG como investigador: “Durante los últimos veinte años he tenido el placer de colaborar con muchas personas de la Fundación Bosch i Gimpera. Acciones que a menudo son incomprensiblemente complejas en la administración son resueltas con eficiencia –y con una sonrisa– dentro de la FBG. Para mí, el compromiso y la capacidad de adaptación de su personal son los dos grandes valores de esta institución, que me ha permitido adentrarme con confianza en aspectos tan diversos como el establecimiento de nuevos convenios con empresas, la creación de una spin-off, la contratación de personal o la solicitud de proyectos internacionales. Ahora, como vicerrector de Emprendimiento, Transferencia e Innovación, aprecio aún más su valía, y por lo tanto mi compromiso personal es contribuir a hacer de la FBG una institución útil y válida para los próximos 35 años, confiando en su gran activo: su gente”.

Comparte esta entrada: