Actualidad

Un estudio gestionado por la FBG revela el éxito del programa de reintroducción de la tortuga verde en las islas Caimán

El programa de reintroducción de la tortuga verde en las islas Caimán fue clave para poder recuperar esta especie amenazada por los efectos de la sobreexplotación humana, según un trabajo publicado en la revista Molecular Ecology y que han dirigido los expertos Marta Pascual y Carlos Carreras, del Laboratorio de Genética Evolutiva de la Facultad de Biología y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad (IRBio) de la Universidad de Barcelona.

El nuevo trabajo, que tiene como primera autora a Anna Barbanti (UB-IRBio), constituye el primer estudio genético del proyecto de reintroducción de esta especie en peligro y, por extensión, de la población salvaje de tortuga verde en las islas Caimán, un territorio británico de ultramar situado en el mar Caribe.

Según las conclusiones, la población salvaje actual de tortuga verde de las islas Caimán se ha recuperado como resultado del proceso de reintroducción, presenta una alta diversidad genética y se reproduce con total normalidad en la naturaleza. Sin embargo, los autores del estudio recomiendan hacer un seguimiento genético de la especie en esta región del Caribe, ya que presenta un patrimonio genético diferencial en comparación con otras poblaciones naturales del Caribe.

En esta investigación también han participado Clara Martín y Víctor Ordóñez (UB-IRBio), y otros expertos de la Universidad de Exeter, la Granja de Tortugas de las Islas Caimán (Cayman Turtle Farm, CTF) y el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de las Islas Caimán (Reino Unido).

Los estudios genéticos realizados por el Laboratorio de Genética Evolutiva de la UB y del IRBio se enmarcan en la primera iniciativa científica para evaluar el impacto global de la reintroducción de la especie Chelonia mydas en las islas Caimán desde distintas vertientes: socioeconómica, comercial, e incluso desde el punto de vista de la gastronomía local. Este trabajo de investigación ha sido financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, la Agencia Estatal de Investigación y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), así como por el proyecto Darwin, que tiene el apoyo de la Fundación Bosch i Gimpera (FBG) de la UB y del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Reino Unido).

Más información en la web de la UB

Comparte esta entrada: