Actualidad

La FBG recibe una ayuda AGAUR-LLAVOR para un proyecto con electrónica impresa que quiere simular el sentido del tacto en robots

La FBG ha obtenido una ayuda por valor de 20.000 euros para el proyecto «Electrónica impresa sobre sustrato innovador para dotar a los robots de tacto en la Human-Robot Interaction (HRI)», del Dr. Albert Cirera, del Departamento de Ingeniería Electrónica y Biomédica de la Facultad de Física de la Universidad de Barcelona (UB).

La investigación actual en el campo de la electrónica está haciendo muchos esfuerzos para conseguir mejorar la impresión electrónica y poder incorporar dispositivos electrónicos a todo aquello susceptible de ser monitorizado. El objetivo es contribuir al desarrollo de la Internet de las cosas (Internet of Things, IOT), es decir, a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet. En esta línea, el equipo de investigación liderado por el Dr. Albert Cirera, profesor agregado de la Facultad de Física de la UB, ha presentado un proyecto para desarrollar la electrónica impresa sobre un nuevo sustrato, con la intención de mejorar la adaptación a los cuerpos 3D y de poder desarrollar aplicaciones en el campo de la robótica, como por ejemplo la simulación del sentido del tacto.

El nuevo proyecto, en el que también ha tenido un papel destacado el investigador de la UB Xavier Arrese, es una prueba de concepto que consiste en imprimir estructuras monocapa y multicapa con materiales funcionales sobre un sustrato que cuando se calienta se adapta perfectamente a la superficie receptora sobre la que se aplica. Las estructuras impresas serán transductores, es decir, obtendrán información de los entornos físicos y la transformarán en señales o impulsos eléctricos. Además, se intentará incorporar dispositivos electrónicos (componentes de montaje superficial) sobre este sustrato.

Los dos tipos de estructuras que se quieren depositar sobre el sustrato retráctil simulan diferentes transductores existentes en la piel humana, un tipo de terminaciones nerviosas en la piel responsables de la sensibilidad al tacto, de medir la presión o de captar vibraciones, entre otras funciones. Finalmente, este sustrato funcionalizado se colocará sobre una pieza en 3D y se le aplicará temperatura para que se adapte a la forma de la superficie receptora, y se analizará su rendimiento una vez incorporado al objeto.

El proyecto, con número de expediente (2018-LLAV-00091), ha sido otorgado por la AGAUR en la modalidad «Ayudas Semilla para proyectos innovadores con potencial de incorporación al sector productivo», y está financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea en el marco del programa operativo FEDER de Catalunya 2014-2020.

      

Comparte esta entrada: